logotipo

cabecera consejos

consejo limpieza tarima exteriorAunque la instalación está realizada según las instrucciones de la FICHA TECNICA para resistir las condiciones normales de uso, hay que controlar periódicamente el estado de la tarima, ya que la madera colocada a la intemperie no termina su proceso de acondicionamiento hasta haber transcurrido un ciclo climatológico completo (periodos húmedos y fríos, periodos secos y calurosos).

La madera en exposición exterior se produce fendas en la superficie así como alteración de su color natural por el efecto combinado del Sol y los agentes atmosféricos, después de un periodo de tiempo indeterminado cualquier madera a la intemperie adquiere un tono más o menos grisáceo.

LIMPIEZA Y CONSERVACION

Es recomendable limpiar inmediatamente los derrames de grasa, café, vino etc. La mayoría de las manchas desaparecen con agua y algún detergente suave, para aquellas que sean más resistentes se recomienda el uso de agua a presión (sin superar los 4 bares) con la ayuda de algún detergente.

Para mantener el pavimento y paliar el fenómeno de decoloración debe aplicarse un tratamiento de protección superficial una vez al año.

Los productos de tratamiento superficial más eficaces para los pavimentos de madera al exterior son los que actúan a poro abierto, fundamentalmente los aceites y lasures. (Dos manos). Es conveniente un lijado previo, para abrir el poro y que el producto penetre en la madera lo máximo posible.

Hay que tener en cuenta que la madera expuesta al Sol aunque lleve protección contra la foto degradación, se deshidrata y como consecuencia se mueve y es conveniente en el periodo estival el riego diario.

Una vez concluidos los trabajos de colocación, el mantenimiento de las condiciones será asumido por el que posea la obra en cada momento.

Condiciones ambientales

La madera y sus productos derivados, son materiales higroscópicos, es decir absorben o ceden humedad del ambiente en función de las condiciones higrotérmicas (humedad y temperatura) en que se encuentran.

La gran ventaja del piso laminado es que utiliza la más avanzada tecnología de fabricación. Es un piso que parece madera pero que no requiere los cuidados de la misma, su superficie está formada por resinas de melanina altamente resistentes.
Esta prohibido pulirlo, encerarlo o aplicarle cualquier tipo de barniz o sustancia química para darle mas brillo o cualquier otro fin.
Sin necesidad de ningún tratamiento posterior conservará su brillo y color.
El pavimento laminado es extremadamente higiénico y muy fácil de limpiar

LIMPIEZA Y CONSERVACION

Para mantener el pavimento en perfecto estado es suficiente con pasar con regularidad un aspirador, mopa o escoba.
En el caso de necesitar una limpieza en húmedo se puede pasar una bayeta absorbente o fregona muy bien escurrida y secando a continuación.
Existen productos como atrapa polvos y mopas  que también pueden utilizarse siempre y cuando estén secos y no estén impregnados con productos grasos o ceras.
Se debe procurar secar inmediatamente cualquier vertido de líquidos para evitar efectos perjudiciales en el laminado.

Las huellas de pisadas, chocolate, grasa, zumo, vino y suciedad adherida se limpian humedeciendo muy  levemente la superficie de la tabla con agua templada o productos de limpieza neutros para el hogar (sin grasas aceites o ceras). El limpiador deberá disolverse en agua limpia y la mopa con que se aplica deberá humedecerse levemente y escurrirse evitando encharcamientos en el pavimento.

Las manchas persistentes como pintura, aceite, pegamento o laca de uñas se eliminan con alcohol, acetona, o disolvente de uso domestico.
Otras manchas como el chicle o la cera de las velas conviene rascarlas suavemente una vez secas.

No es recomendable la utilización de aparatos de limpieza de vapor de agua.
Es importante para una buena conservación mantener unas condiciones de temperatura y humedad equilibradas (temperatura media de 20ºC y humedad relativa del 55% al 65%).
Una vez concluidos los trabajos de colocación, el mantenimiento de las condiciones será asumido por el que posea la obra en cada momento.
Ventilar las viviendas para que el pavimento no tenga movimientos bruscos de dilatación y se cree una humedad ambiente correcta.
No se deben atornillar piezas sobre el pavimento dado que este tipo de suelo, al igual que el pavimento de madera natural experimenta dilataciones y contracciones debido a los cambios de temperatura y humedad.