logotipo

cabecera consejos

Mantenimiento y limpieza de la tarima

Condiciones ambientales

La madera y sus productos derivados, son materiales higroscópicos, es decir absorben o ceden humedad del ambiente en función de las condiciones higrotérmicas (humedad y temperatura) en que se encuentran.

El acabado que reciben los parquets (barniz, aceites, ceras, tintes, pinturas, etc.) es sólo una protección relativafrente a la absorción o cesión de humedad del aire por parte del pavimento. Un estado de humedad elevada en los locales o viviendas (por encima del 65% durante más de 15 días), puede provocar una absorción de humedad excesiva por parte del pavimento (dilatación). Un estado de baja humedad en los locales durante el mismo período (por debajo del 35%), puede provocar una pérdida excesiva de humedad del pavimento (contracción).

Es necesario tener en cuenta el acondicionamiento adecuado (ventilación, calefacción, protección contra la incidencia directa de la radiación solar, etc.) de los locales para que el parquet no se vea sometido a variaciones indeseables del contenido de humedad y por tanto a variaciones dimensionales no previstas.

Variaciones de color de la madera.

Todas las maderas sufren variaciones de color por exposición de la luz, siendo estas variaciones más acusadas en unas maderas que otras.

La variación de color debe considerarse como un fenómeno natural y propio de la madera. 

Anchura de las juntas entre tablas:

Como consecuencia del carácter higroscópico (absorción de humedad) de la madera en los parquets se producen variaciones dimensionales que deben considerarse como normales. La merma de las piezas en anchura produce la manifestación de las juntas entre los elementos de parquet. Estas juntas deberán ajustarse a las siguientes especificaciones: 

  1. La media de la anchura de las juntas no deberá sobrepasar por término medio el 2% de la anchura de la pieza. 
  2. Las juntas serán como máximo de 3 mm.

MANTENIMIENTO

  • Evite que la madera sufra cambios bruscos de temperatura y humedad por lo que se recomienda que los locales o viviendas se mantengan entre 18º C y 22 º C de temperatura y entre el 35% y el 60% en las zonas del interior peninsular. 
  • Es aconsejable la colocación de felpudos en las entradas de la vivienda y procure mantenerlos limpios de polvo y suciedad, para evitar que sea arrastrado por el calzado al interior de la vivienda.
  • Utilice protectores de fieltro en las patas de los muebles colocados directamente sobre el parqué para que al moverlos se eviten rayas y marcas en el pavimento.
  • Evitar colocar macetas o cualquier otro elemento que produzca humedad directamente sobre el parqué ya que pueden decolorarlo.
  • En los sistemas flotantes no deben anclarse (atornillar, perforar o unir) elementos al suelo sin tener en cuenta la posible dilatación de la instalación.
  • Si tiene que ausentarse en verano o invierno, evite que la madera sufra cambios bruscos de temperatura y humedad dejando una pequeña corriente de aire y recipientes con agua (sin que estas apoyen directamente sobre el pavimento) en las distintas estancias.
  • No permita que los rayos de sol incidan directamente sobre la madera.

Limpieza

Para limpiar el suelo pase habitualmente un aspirador o mopa impregnada en algún producto que retenga el polvo.

Si el pavimento estuviera muy sucio, pase el aspirador y luego una bayeta húmeda impregnada en agua y detergente, limpie zonas de aprox. 4 m2, secando inmediatamente con una mopa.

Las manchas de líquidos de uso común en el hogar deben limpiarse lo antes posible evitando:

  • No verter ningún limpiador directamente en el suelo.
  • No utilizar ningún limpiador con base de aceite o ceras en el suelo. Estos productos harán la superficie grasienta, resbaladiza y difícil de limpiar.
  • Utilizar un limpiador neutro para zumos, leche, te, limonada.
  • Alcohol para quitar las manchas de tinta, pinta labios.
  • Disolvente para limpiar aceite, betún, chocolate, marcas de desgaste.

Restauración

El pavimento de madera agradece el buen uso y cuidado. De esta forma envejece de una forma noble y recupera toda su belleza con un suave pulido y barnizado al cabo de los años.

Después de una restauración, siempre que sea posible, se debería esperar unos días antes de reutilizar la superficie barnizada, ya que aunque los barnices actuales tienen un tiempo de secado de unas horas, adquieren sus máximas cualidades de dureza y resistencia pasados varios días.

 

Compartir:

Este sitio Web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación de nuestros visitantes y ofrecerte contenido multimedia. Si continúas navegando, se entiende que aceptas su uso y en caso de no aceptar su instalación deberás visitar el apartado de POLITICA DE COOKIES, donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas